Errores al preparar un té o infusión

Actualizado: 17 ene

Sigue estos trucos para disfrutar más y mejor de un buen té o una deliciosa infusión.


Hoy en día, disponemos de variedades diversas de té, y tiendas especializadas pero, ¿sabemos preparar una buena taza de té respetando todo su sabor? ¿Cuánto tiempo debe hervir el agua? ¿Podemos usar cualquier tetera? ¿Es acertado ponerle leche?




⚠️ No elegir bien el agua y desconocer la temperatura que debe tener.

El agua es un elemento primordial para elaborar un buen té. Estas infusiones, se componen en un 95-98% de agua, por tanto, resulta obvio que su calidad influirá en el resultado.

Es importante que el agua no sea dura, con muchos carbonatos de calcio y magnesio, “porque estos minerales pueden cambiarle el sabor”, si usamos la del grifo además debemos procurar evitar el cloro.

Otro punto importante es calentarla sin dejar que llegue a hervir (“si hierve, debemos esperar un poco a que se enfríe o añadir un poco de agua fresca para bajar la temperatura”), teniendo en cuenta que cada variedad de té se desarrolla mejor en una temperatura determinada.


Preparación de la taza y la tetera.

Antes de infusiones un té o infusión , debemos preparar la taza donde lo vamos a tomar o la tetera que lo va a servir. Aunque nos parezca una nimiedad, es importante precalentarla para evitar que baje la temperatura del agua que hemos preparado y que añadiremos después para hacer el té, y así conseguir un mejor sabor y aroma. Simplemente calentamos agua, la introducimos, la dejamos hasta que el recipiente esté tibio, y luego la vaciamos.



⚠️ Los tiempos.

El té negro o al verde, dependiendo del porcentaje de oxidación enzimática de la hoja en el momento de procesarlo. Si el porcentaje es alto, lo trataremos más como un té negro, de 3 a 5 minutos, dos tazas.

La hoja del té blanco tiene un tiempo de marchitamiento y secado más largo que el té verde, por tanto, el tiempo puede llegar a ser como el té negro, de 3 a 5 minutos.


La bolsita de té fue un invento norteamericano que a principios del siglo XX convirtió en algo más cómodo el placer de tomar un té.



⚠️ ¿Es un sacrilegio empañar el sabor de un buen té añadiéndole leche, azúcar o limón?


“Hay que disfrutar de todos los matices del té, y el azúcar es un aditivo que los enmascara, además si la infusión está bien hecha no queda amarga”

Si aún así, os gusta con leche, debéis saber que lo mejor es “añadir té caliente a leche templada, y no al revés, para que la leche se caliente poco a poco y no cuaje”


Un estudio publicado en el European Heart Journaldeterminó en 2007 que el efecto protector del té negro sobre el sistema cardiovascular queda anulado si se le añade leche porque las caseínas lácticas reducen la concentración de las catequinas, los flavonoides del té que protegen contra las cardiopatías. Curiosamente, se descubrió al observar que ese beneficio del té no se producía en Reino Unido, donde es habitual tomar té negro con leche. “La leche corta el té y hace que no lo digieras bien”, apunta la doctora endocrina Virginia Vicario de Clínicas Vicario.





60 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

TE VERDE

TE ROJO